tradición

El oasis de Mhamid

Artesanía y tradiciones locales.

La artesanía del oasis de Mhamid se ha transmitido de generación en generación y es una muestra de la riqueza y diversidad cultural y étnica de Marruecos. Exceptuando el trabajo de construcción, que es un trabajo realizado por hombres, las artesanías vivas y más desarrolladas del oasis están reservadas a las mujeres y destinadas al uso doméstico. Las más destacadas son: el tejido de alfombras, los bordados y la cestería.

El hombre ha trabajado tradicionalmente la alfarería y la forja, pero estas actividades no han encontrado relevo o los profesionales se han desplazado a la ciudad. Los hombres siguen participando en la recolección de la palmera, material abundante y empleado por las mujeres para sus trabajos artesanos.

Las mujeres trabajan solas o en reunión en sus casas. En los últimos años se han creado algunas asociaciones para organizar a las artesanas, darles formación y estimular la economía local al tiempo que se reconoce el valor de sus tradiciones. En los ksur de Talha y Mhamid las asociaciones son muy activas.

Tejido de alfombras. Se distinguen dos tipos de alfombras por su funcionalidad y material: las de palmera y las de lana o algodón. Las primeras se tejen en improvisados telares que usan cuerda del mismo material como urdimbre y se emplean para cubrir los suelos de tierra de las casas. Estas esteras son una especialidad de origen bereber y cumplen una función aislante e higiénica. Hasta hace poco tiempo también se hacían con junco, pero este material ya no abunda por la falta de agua. Cada vez es más habitual encontrar esteras fabricadas con plástico, más baratas. Las alfombras textiles, de lana o algodón, se hacen en bastidores simples y se colocan sobre las esteras. Son muy coloridas y suelen tener motivos geométricos. La vida familiar y social se desarrolla en estancias abrigadas por estas piezas.

Bordados. El bordado decora la ropa de casa, así como los trajes típicos. Prácticamente se ha perdido la tradición del cardado y teñido natural de la lana, y las mujeres compran ovillos de vivísimos colores en el mercado semanal. Los bordados son de inspiración bereber, sencillos y primitivos. Evocan una palmera de mil maneras. La labor se realiza en pequeños bastidores de madera atornillada y las técnicas utilizadas son el punto de cruz y la cadeneta.

Paseando por el oasis es habitual cruzarse con mujeres envueltas en sus grandes pañuelos negros bordados. Se los lían con destreza alrededor del cuerpo y cabeza y en los espacios públicos también los emplean para ocultar su rostro.

Cestería. Responde a las necesidades ordinarias de transporte, almacenamiento o soporte de mercancía y alimento. También tiene uso decorativo. El principal material empleado en el oasis de Mhamid es la palmera. El junco y la caña, cada vez más escasos, sirven para crear mobiliario auxiliar, lámparas…

La palmera más extendida en el oasis es la datilera y de sus diferentes especies la fagus es la preferida por las mujeres para tejer. La razón es la mayor longitud de la hoja, una característica que agiliza la labor. La técnica más habitual es la espiral. Un dato curioso es que la pleita se reserva para la elaboración de piezas de uso agrícola y son los hombres quienes suelen tejerla.

Cestería

Música y tradiciones