paseos

Elementos de interés

Ksur

Patrimonio

Agua

Huertas

Poblaciones

Música

Guedra, de origen árabe, es la música y danza originaria de Mhamid y memoria de los anuncios de tropas y caravanas procedentes del desierto. El Rokba está extendido por toda la provincia de Zagora y se caracteriza por el canto y movimiento colectivo e hipnótico. Las canciones relatan costumbres y eventos populares en torno a la cosecha, por ejemplo. En Talha existe un grupo que mantiene vivo este folklore. El instrumento musical utilizado en Guedra y Rokba es el tambor.

Alfarería

La cerámica tradicional bereber es de tierra blanca o roja, decorada con incisiones o troquelados y pigmentada, normalmente con henna (alheña en castellano), en tonos negros o rojos. Se trabajaba en tornos enterrados, como es habitual en el sur de Marruecos. Actualmente tan sólo queda un alfar en el oasis. Se encuentra en el ksar de Talha y está sufriendo un rápido deterioro por el desuso.

Paseo 3

Empezamos el paseo en la puerta del ksar Talha Bni Mhammed. Desde este espacio techado, en el que podemos imaginar tiempos pasados en el que comerciantes y extranjeros descansaban e incluso pasaban noche, accedemos a una plaza interior, descubierta. Actualmente se encuentra en un estado de deterioro visible pero, en el pasado, este espacio se utilizaba para el comercio, reuniones y festejos.

Nos dirigimos hacia la izquierda y tomamos una vía que nos adentra al interior del ksar. Tomamos la primera calle que encontramos a la derecha. Dado que el ksar sigue habitado, debemos ser especialmente respetuosos y prudentes para no interrumpir la intimidad de los vecinos. En esta pequeña calle podemos observar los frentes de las puertas de las viviendas, que presentan una interesante decoración con el aparejo del adobe. Desandando nuestros pasos seguimos la calle para terminar de nuevo en la gran plaza y desde aquí cogemos la primera vía a la izquierda, que nos llevará a una amplia calle que separa ambos ksur.

Giramos de nuevo a la izquierda y nos dirigimos hacia la parte trasera del ksar Chourfa. Merece la pena dar un paseo por las huertas, adentrándonos en las palmeras y observar el perfil de ambos ksur y la preciosa sucesión de planos que generan sus casas cúbicas. Al acercarnos de nuevo hacia el interior del asentamiento nos dirigimos a la construcción más alta que vemos, actualmente en ruinas. Esta vivienda podría pertenecer a una familia acomodada, ya que observamos, tanto en los cimientos como en el zócalo de arranque del muro, la utilización de cal, nada usual en el oasis. Este material quedaba reservado a edificios de cierta relevancia.

Desde aquí, tomando la pequeña calle que nos conducirá hasta el lado opuesto del ksar, llegamos de nuevo a la carretera. Caminando en dirección sur, hacia Talha, nos encontraremos con la puerta principal de Chourfa. El espacio interior de esta puerta es muy distinto al de la puerta de Talha, a dos niveles y de mayor tamaño.

Es muy interesante observar la traza de una antigua puerta en el muro izquierdo, actualmente tapiada, y que parece ser la entrada a la vivienda contigua. Cruzando el umbral de la puerta llegamos a una pequeña plaza descubierta, actualmente en un estado de deterioro visible. Al fondo de este espacio encontramos la antigua mezquita.

Se trata de un espacio de gran interés pero que, normalmente, se encuentra cerrado. Conviene buscar a algún vecino y que nos acompañe ya que el espacio de los baños merece la pena visitarlo. Está construido con unos grandes arcos de adobe que cobijan el pozo y los cubículos de los baños. Todos los techos están hundidos y la estructura parece sostener el cielo. Por la puerta del fondo se entra en la sala de oración.

Para terminar esta ruta, recomendamos la visita a la asociación local, una asociación activa con proyectos de alfabetización de mujeres, que actualmente apoya el germen de una incipiente cooperativa de mujeres donde se pueden comprar productos de artesanía local.

Mujeres en el camino

Ksar de Talha

Carretera entre las huertas