mhamid

El último oasis del Draa

Paisaje y Patrimonio Cultural.

Sintomáticamente, turismo es una importación del inglés tourism. Pero el inglés tour significa simplemente lo mismo que viaje. Los barbarismos innecesarios suelen ser síntoma de una traslocación de los significados en la cultura que sustenta un idioma. Así pasa aquí. Recientemente, Rafael Argullol señalaba que "viajar mucho sin llegar a conocer nada, tener acceso a gran cantidad de información" sin comprenderla "y tratar de unificar todo bajo una sola lengua no hace a nadie más universal. Todo lo contrario." Este es quizás el drama global más amargo de estos días. Pero también el drama local de reductos como Mhamid.

En la cultura árabe hay un género literario, la riḥla, dedicado al relato del viaje. Y un tangerino, Ibn Battuta (el bereber), dictó el relato del viaje terrestre quizás más largo realizado por un ser humano del que tenemos constancia, 120.000 kilómetros, tres veces más que Marco Polo. Para él, el viaje no fue una anécdota en su biografía, fue su biografía. No fueron cientos de visitas breves intercaladas en una vida corriente, fueron tres largas etapas entre las que se intercalaron algunos descansos. En la última, hacia Ualata, debió pasar no muy lejos de Mhamid, en la jornada entre Sijilmasa y Taghaza.

Más o menos, mientras Ibn Battuta realizaba su segundo gran viaje, un tunecino algo más joven, de origen andalusí, Abeljaldún, también viajero, quiso además comprender. Comenzando por analizar el conflicto entre pueblos nómadas y sedentarios, acabó por conceptualizar la historia y la sociología en los términos en que hoy seguimos entendiéndolas en Occidente en ese larguísimo prólogo (Al Muqaddimah) de su Historia Universal que corriendo el tiempo se desgajó del resto de los tomos para tener vida propia.

Los trabajos, viajes y estancias que han dado lugar a este libro son herederas de esos afanes: por dejar que el viaje te lleve, y por comprender lo que tienes delante, por muchas que sean las barreras lingüísticas o culturales. Porque las reconocibles diferencias no impiden vislumbrar la universal esencia de lo humano, sobre la que es posible comunicarse más allá del idioma. Sobre todo en este caso concreto, dados los orígenes comunes de las gentes al norte y al sur del estrecho de Gibraltar.

Cuál sea el futuro de Mhamid, a día de hoy, es cosa tan incierta como el futuro de nuestra especie. Pero aquí (como en tantos otros lugares) puede cualquiera ejercitarse en cosmopolitismo, sin apenas tener que desplazarse; puede fijar la mirada en el paisaje durante horas; puede aumentar su competencia lingüística practicando comunicarse con variadas lenguas; puede intentar comprender el drama de nuestra existencia bajo un cielo nocturno que deja ver bien a las claras la profundidad del cosmos.

Mariano Vázquez Espí, enero de 2016.

oasis

Paisaje, Historia y Sociedad

El oasis de Mhamid en la actualidad

Artesanía y Tradiciones Locales

patrimonio

Construcción con tierra en Marruecos

Fortalezas en el oasis: Ksur y kasbahs

Arquitectura doméstica: Dar

Arquitectura sacra: Mezquitas y morabitos

ksur

Los ksur del oasis

Información básica

Puntos de interés

paseos

Paseando por el oasis: Ksur, kasbahs, palmeras y dunas

Rutas arqueológicas