En el sur de Marruecos encontramos un lugar en el que la necesidad de mejorar las condiciones de vida de la población local y poner en valor la arquitectura tradicional se hacen imprescindibles: el oasis de Mhamid, en la provincia de Zagora (Souss-Massa Drâa).

Allí las técnicas tradicionales de construcción se mantienen vivas, los habitantes construyen y reparan sus casas según estas técnicas y este saber se transmite de generación en generación. No obstante, esta frágil arquitectura pasa por momentos difíciles y es el momento de acercarnos y trabajar por su preservación.

EL CONTEXTO DEL PROYECTO

El oasis de Mhamid se encuentra en el valle del Draa, al sureste de Marruecos. Se trata de un lugar geográficamente alejado de los grandes núcleos de población y en un entorno árido, a las puertas del desierto del Sáhara.

La vida de las poblaciones del Valle del Draa, basada en una economía de subsistencia, ha estado siempre ligada a la explotación agrícola de las tierras fértiles. En este entorno, el ksar (pueblo amurallado) ha sido históricamente el hábitat tradicional de esta zona.

Las viviendas de los ksur (plural de ksar) están construidas de tierra cruda, en una relación ingeniosa del hombre con su entorno, mediante una forma de planificación urbana y una arquitectura adecuada al duro clima de esta región pre-sahariana donde las temperaturas superan los 50ºC en verano. Se trata de una arquitectura funcional, hábilmente adaptada al lugar, que se nutre de los materiales disponibles en el entorno y de unas tradiciones aprendidas y afinadas durante siglos que determinan la forma de vida de quienes las ponen en práctica.

Las grandes transformaciones territoriales que ha sufrido el país en los últimos años está teniendo una importante repercusión en el oasis. Una de las consecuencias más evidentes es la adopción generalizada de estructuras urbanas y arquitectónicas foráneas, con el consiguiente abandono de la arquitectura tradicional, una arquitectura construida enteramente en tierra y de alto valor patrimonial.

El modelo tradicional de construcción adaptado al medio está en peligro. La introducción del bloque de hormigón como material alternativo, “noble y duradero”, está poniendo en riesgo el patrimonio del oasis.

La economía local también se está transformando y en los últimos años se está desarrollando un proceso de reconversión de la economía agraria hacia el sector turístico. El oasis de Mhamid es el último lugar habitado antes de entrar al desierto del Sáhara. Pero el turismo pasa de largo para introducirse en el desierto.

Pese a todo, hay familias que han optado por seguir viviendo en los ksur manteniendo su hábitat tradicional y su identidad local, del mismo modo que tratan de vincular el respeto a las tradiciones con el desarrollo económico de la zona, aprovechando el alto valor paisajístico y el potencial turístico del oasis.

Esta situación es el punto de partida del trabajo de la Asociación Terrachidia, un proyecto de apoyo al desarrollo local basado en la conservación y la recuperación del patrimonio cultural de los ksur del Oasis de Mhamid, mediante talleres de arquitectura y construcción.

Acuarela de Mhamid nuevo

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL OASIS DE MHAMID

EL OASIS

  • Información básica.
  • Plano del palmeral.

EL ÚLTIMO OASIS DEL DRAA

  • Paisaje y Patrimonio Cultural del oasis.
  • Un patrimonio en riesgo.

NUESTROS TALLERES EN EL OASIS DE MHAMID

Desde agosto de 2012 venimos trabajando en diferentes ksur del Oasis de Mhamid a través de talleres de construcción, herramienta que aúna gran parte de los objetivos que la asociación persigue: desde la valorización del patrimonio local, hasta la mejora de las condiciones de habitabilidad de los asentamientos del oasis. Además, pretendemos ir más allá y generar desarrollo local.

Mediante los talleres se intervieneun elemento arquitectónico del espacio público del ksar, potenciando así un lugar de encuentro con el que toda la población se sienta identificada. Los elementos elegidos son siempre edificios y espacios públicos, y la elección se realiza de forma consensuada con la población local, a través de las asociaciones locales con las que trabajamos, vinculadas todas ellas al desarrollo del oasis.

Para realizar el trabajo de intervención se contrata a maestros de obra locales, con larga experiencia en construcciones tradicionales, así como a ayudantes más jóvenes con el fin de que aprendan de ellos y mantengan vivo el oficio.

A los talleres acuden participantes de todo el mundo con diferentes edades y perfiles profesionales. Además de ser una importante experiencia técnica y profesional, es innegable la experiencia personal que cada participante se lleva del taller.

Se lleva a cabo un trabajo práctico, la intervención en el elemento arquitectónico en sí, pero también se realiza una labor de documentación e inventariado del patrimonio existente: antiguas mezquitas, morabitos, puertas, etc., así como el levantamiento de las tramas urbanas de los asentamientos.

La documentación de patrimonio, además de ser útil para conocer mejor el elemento estudiado y facilitar su intervención, es un método eficaz de aprendizaje para los participantes del taller, que valoran el monumento de forma directa. La documentación generada en los talleres ha sido publicada en diversos idiomas con el fin de revalorizar el patrimonio del Oasis de M’hamid también entre la población local.

Terrachidia pretende promover no sólo el intercambio cultural, sino también procesos de fortalecimiento de las identidades individual y colectiva. A través de un programa de sensibilización busca lograr una mayor identificación de la comunidad con su patrimonio.

Miembros de la asociación junto con autoridades locales

APOYO AL DESARROLLO DE LA ARTESANÍA LOCAL COMO HERRAMIENTA DE DESARROLLO Y PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL

Esta línea de actuación trata de ahondar en la protección del patrimonio cultural del oasis de Mhamid. Además, ayuda a mejorar la calidad de vida de las mujeres y sus familias, a través del apoyo a mujeres artesanas para que sean agentes de su propio desarrollo y contribuyan al alivio de la pobreza y al desarrollo sostenible.

En el año 2015 se constató la creación de varias cooperativas de mujeres dedicadas a la producción de elementos artesanales. Tras un periodo de identificación, con reuniones, tanto con los miembros de la comunidad como con los grupos de mujeres, se llegó de forma conjunta a las siguientes conclusiones:

  • Las técnicas de cestería se han ido perdiendo y los objetos tradicionales están siendo sustituidos por productos provenientes de China, fabricados fundamentalmente en plástico o con materiales de poca calidad. Las mujeres más jóvenes ya no conocen algunas de las técnicas.
  • Dificultad en la comercialización y en el acceso al mercado turístico.

Desde Terrachidia se consideró pertinente y prácticamente obligatorio apoyar esta iniciativa suya con herramientas y formación para que logren el objetivo que se han marcado: mejorar la economía, empoderamiento personal y colectivo y su posición en la comunidad.

Se ha empezado a trabajar con ellas en formato taller, según la misma metodología de los talleres de construcción, situándolas como profesoras de los participantes de los talleres de artesanía, para fomentar el empoderamiento y que vean directamente el interés del viajero por las técnicas tradicionales y los materiales naturales. Esta experiencia ha tenido un gran impacto y ha ayudado a disminuir ciertas barreras culturales. Además, se han ensayado nuevos productos, que puedan tener mejor salida cara a la comercialización más allá del mercado local.

Por último, se han hecho varias experiencias de venta con los participantes de los talleres, como experiencias de ensayo.

El proyecto se encuentra en desarrollo y la estrategia marcada, continuará por el apoyo de las estructuras organizativas y por último la estrategia de la comercialización.

Cooperativa de artesanía en Talha
Asociación Terrachidia
Logo facebook Logo twitter Logo Linkedin

info[at]terrachidia.es